Cuando nadaba en un mundo paralelo a este,

simplemente te encontré…

 

Las primeras instancias no traían consigo

quizás grandes frutos a futuro…

 

Pero el maduro tiempo,

dibujo en mi mente tu nombre,

aquel que tanto me gusta…

 

Hoy en un par de líneas,

me inspiro, siento y te creo…

 

Me gusta tu forma, tus encuadres,

tus vistas…

 

Es exquisito sentir esa desconfianza, ese temor, y esas

debilidades de niña madura, de esa gran mujer…

 

Tu voz… me cuenta al oído bastante de ti…

y me dice tímidamente, lo suave de tu ser, pero a la vez,

las cosas que guardas bajo tus expectativas,

bajo aquella sensualidad disfrazada…

 

Eres grande… adimensional…

y creo que aquel ser, que te descubra, que te vea, bajo aquellos temores…

nunca terminara de encontrar algo hermoso en ti…

quizás porque eres de aquellas flores,

que suelen marchitar un par de veces, pero que nunca

terminan de florecer, y traer consigo nuevos aromas,

nuevos milagros…

 

Sólo sigue… así… intacta…

Quizás regálale un poco de ti a la madurez,

al tiempo, a la vida, a la felicidad…

la cual de seguro llegará para quedarse ahí…

 

Sólo sigue… 

 

(Gracias  a ti)

Anuncios