Que hacer para poder vivir después de momentos que creemos insuperables,   
que hacer para que desaparezca ese ahogo, ese nudo en tu garganta,             
que hacer para que a cada paso no aparezca una nueva trizadura,                 
para poder volver a sonreír desde lo profundo del alma                                       
y decir que sí somos felices, aunque sea por esos pequeños instantes.            
Necesito lidocaína espiritual.       
                                                                    
No me gusta maldecir, sólo lo hago de posera,                                                 
pero aquel día que te encontré por ahí                                                              
en los rincones perdidos de la nada,                                                             
debí darme cuenta que todo el resto se volvía inmanente                                    
 y tú, sólo tú tenías ese “no sé que” de la trascendencia.  
                            
Rebobinar la vida sería bueno para todos;                                                     
llegar al preciso momento donde todo se desbocó,                                       
donde la sinergética hizo lo suyo potenciando cada acción realizada,                
mi burbuja fue reventada…                                                                            
Y caí bajo el embrujo aquella tarde de verano.

Anuncios