No sé que me ha dado estas últimas semanas por ir a recorrer Santiago, 
mi camino no tiene nada que ver con vitrinas de cristal, ni shopping de domingo.
Mi ruta esta marcada por iglesias…
sí tal como lo digo, es bastante raro en mí
ya que no soy fundamentalista ni nada por el estilo,
es algo teñido de un color a compulsión.
Se puede decir que no conozco Santiago
y hay rincones perdidos que me han dejado maravillada, rincones olvidados,
muchas veces estigmatizados por nosotros.
Quizás sea una manera de refugiarme en algo…descubrir nuevas formas y
creer que todo puede ser mejor.
Anuncios