Después  de este “aro” de varias  semanas
dónde  sólo servimos  como instrumentos  a estos dirigentes Ñurdos.
Creo que necesitaré ayuda extra para seguir este largo semestre que se avizora.
Qué glamour, qué juventud, qué dulzura!!!!!!
No señores FELICIDAD, instantánea y en en vase plástico.
Dosis de felicidad pagadas en cómodas cuotas mensuales.
Quien habría dicho que la felicidad estaría en la palma de mi  mano;
talvez  el único problema sería que ésta se extraviara en los confines de mi Maxi Bolso.