El amor  puede tomar diferentes formas.
Cuando las cosas no van bien, cómo una manera de no destrozarlo
éste dibuja como un virus o una semilla en estado de latencia,
en reposo; como un resorte esperando que le den el impulso,
la fuerza necesaria, esperando las condiciones adecuadas
para mostrar y regalar todo lo que ese fruto en potencia  tiene para brindar.
Si nos ponemos un poco más inflexibles, y la contigencia se hace imbancable
puede mutar como un cancro radicular pudriendo y secando cada gota de vida
que lo nutre, secando esa savia que lo alimenta, dejando sin aire,
sin vida a nuestro árbol.
Como sabemos, cuando llega a ese estado no queda otra escapatoria
que exterminar en pro del bien común esa planta contaminada
para que el daño no sea mayor quemar , volver cenizas y alimentar otra planta
con lo que un día fue hermoso y estuvo lleno de vida.
Pero que debido a que no se enfretanton los problemas a tiempo terminó por
matar a lo que finalmente nos entrega la vida.
Sobrevalorar algunos pequeños tropiezos y minimizar las falencias no es signo de astucia.
 
 
…Escondidas en capullos pequeños y llenos de sabiduría ahí habían estado siempre…
 
Anuncios