La mano que besé  un día  tenía  un  guante  puesto,

Y cuando  el camino  me  dejó  atrás…                           

te  despojaste  de  ellos  y  olvidaste todo lo demás.     

No  me advertiste  del  veneno que  quedaba  en  mí 

después  que  mis  labios  se  posaran  en  tu  piel.      

 

 

Anuncios