Ya no hay tiempo ni para  dormir.
Si alguien me dijera pide un deseo,
pediría  agregar más horas al reloj.
No sé si es la época del año o es que no sé tener prioridades
pero realmente  estoy  sobrecargada,
espero poder volver  a rendir y no defraudar  al resto,
aunque  no me queden ni un par de horas para  mí.
 
Y a esta hora, con los ojos del coyote me queda una larga  jornada.
Anuncios