Curioso curioso,

Mi vida  siempre tuvo una orientación oriente poniente,

O Este-Oeste.

Hasta la columna vertebral de Santiago esta marcada  bajo el halo horizontaloide,

Camino Pie Andino, Av. Las Condes, Apoquindo, Alameda, Pajaritos.

La gran cicatriz de Santiago se llama Alameda.

El tiempo no cura las  heridas  sólo crea cicatrices que nos  ayudan  a protegernos  de nosotros mismos.

Quizás cambiaría  las cosas si comprara una brújula 

para volcarme en dirección Norte – Sur,

no es tarea fácil, los mismos puntos me dicen no saberlo,

NorteOesteSurEste NOSE, cardinales…díganme:

¿hacia dónde ir?

Maybe maybe maybe, demasiados quizás.

¿Paradójico no?

¿Podré “ORIENT-arme” al Norte?,

La palabra misma  tiene un sesgo “hacia arriba”.

Quizás sea mejor irme en la vertical.

Anuncios