Es raro, como que siempre puedo escribir, a título personal, de cualquier tema.
Hoy en un  Blog que visito diariamente, hay un concurso para  unas entradas
para ver una película, cuya temática me toca de cerca, la he vivido, no una vez,
sino VARIAS veces. Amor a distancia, con una variante menos embarazosa
para mí, diría relaciones a distancia. Como algunos amigos me dijeron alguna
vez amor de lejos,  amor de pendejos.

Cuando ví el tema, pensé hey! escribiré mi opinión, pero en vez de postear de
forma  muy fluida, me froté las  manos a modo de precalentamiento y Chán!
Me paralicé. Me dio pena, como que el tema, me tocó tan fuerte,
que no pude exponerlo en público, ahora mismo me encuentro viviendo
situaciones que caen en la distancia.

He sido testigo de relaciones que han nacido en la distancia para terminar en reales acercamientos.

He sido testigo de relaciones que nacieron en una lejanía diaria, y las salidas
de los viernes nos unió. Pero lo que realmente nos acerco fue la distancia real,
siendo lo mas extraño y  complejo, la imposibilidad de acercarnos cuando
estábamos realmente cerca.

He sido testigo de relaciones que nacieron de forma cósmica por una casualidad
en un territorio hundido, que sin buscarlo comenzó allí, que se fomentó
en el tiempo, a través de distintos países. Celulares, cámaras, cartas
y mensajes todo servía para no perder el ritmo ni el cariño.
Tan explosivamente como han comenzado han terminado.

No sé si la distancia sea lo que ayuda o interfiere,
quizás  sólo sea el no conocer  a la persona  que tienes  al lado,
para mí lo más importante son la lealtades y los grados de compromiso.

….Continuará…

Anuncios