Amarilló mucho ese día, hasta que se hizo de noche

y entonces empezó a azular.

Un dolor  inesperado y  poco merecido ,

despertó  aquellos  recuerdos  que  dormían  en las  telarañas.

Anuncios