Cierre la puesta antes de salir, y avisa cuando te vayas.

Por decencia, para no quedar  a la expectativa,

para no quedar con la mesa puesta.

Hazlo  oportunamente y no días,  semanas o meses después;

en  la cara , no por video conferencia, por chat o por un miserable correo

electrónico. Demasiado 2.0 lo sé,  son los tiempos de hoy.

No espíes  con keyloggers. Ni te hagas falsas identidades.

Pero sobretodo no dejes la puerta abierta,

ciérrala con llave y bótala al mar.