La entiendo perfecto a mi escala por supuesto.
Lo tenía todo y la tentación era grande.
Camino fácil o camino difícil, no soy yo quién lo dirá.
Pero fiestas y diversiones agotan y cansan 
cuando en días más tranquilos quieres a alguien a tu lado.
Con quién en un futuro puedas conversar sobre esos flashbacks
o raccontos, todo depende del tipo de arte; 
y morirte de la risa o recordar con cierto grado de nostalgia.
Juego y pierdo, 
Tengo la peor mano de todas,
ya no queda nada más que apostar,
ni si quiera lo último que dicen que se pierde. 
Porque ya perdí toda esperanza de zafar de los infortunios 
que de conjugaron para no dejar vernos.
Yo solía decirle a la gente que era como ser un concursante en Survivor.
Ni conjunciones ni confabulaciones, pusiste trampas y quise caer adrede
a ver si te daba por rescatar a tu presa. 
Pero no cazabas con fines de sobrevivencia, tampoco lo hacías por deporte,
ni siquiera te molestaste una sola vez en pedir disculpas, 
ni siquiera pensaste que quedé atrapada 
cada vez que mi tobillo quedó herido en esas viejas y oxidadas trampas.
Anuncios