La gente  se convierte en bella
cuando tiene confianza en  sí misma…
Siento que jamás volveré a tenerla en mí…
Mi castillo se derrumbó y sólo tú sabrías como ponerlo de pie.

Mis ojos estaban abiertos…
En vigilia en el azul que se teñía de negro.
Quería dormir para salir de la pesadilla.

Podría pintar nuevamente mi mundo de colores…
Pero no sabría como hacerlo sin ti…

Mi esperanza era que todo fuera un jeroglífico mal descifrado.
Un puzzle con piezas que estaban mal diseñadas por un equívoco
que jamás deseo volver a pasar.
Quiero perderme en tus ojos divinos, infinitos…                                                                                                                                                      llenos de promesas y verdades cumplidas.
Construyendo un camino nuevo, limpio, transparente.

Mirar dentro de tu corazón.
Creer en el destino.
Nos juntaste, debes arreglarlo. Es tú tarea. Te lo pido.

Destraba y destranca esta puerta, destruye este obstáculo,
Debes hacerlo por nuestro bien,
por la eterna felicidad y comunión.
Si no…
La tierra se volverá más gris…
El mar negro…
Los ríos rojos…
El sol frío…
Las estrellas tan veloces que no podré pedirle deseos a las fugaces.

El aire un veneno que me ahogará, apagará mi luz
y en un último minuto respiraré profundamente.