Hiperconectados, superactualizados, con todas la herramientas para estar comunicados en tiempo real y hasta en streaming, así estamos  todos los  días. Una  canasta bastante diversificada de potenciales parejas o relaciones, amigos, algunos  más  aventajados que otros,  sin embargo  supongo que yo no soy la  única… nos tiene  frustrados, confundidos, complicados, como si tuviéramos muchos caminos  por  tomar pero decides no tomar ninguno y  sólo recorres la  calle vía Google Earth.

El  interés  por el otro y saber cuándo alguien siente una “real” atracción por  ti se vuelve cada día más complejo si nos quedamos enredados en las Apps y en la exponencial facilidad de conocer al más  compatible y en la misma pero inversa relación, de hacer algo más que un tecleo de vez en cuando.

Algunos divagan entre cómo y cuándo hablarle nuevamente. Facebook es más lejano y menos personal,  ¿Escribirle por Facebook?, ¿Por WhatsApp?, es un paso avanzado, ya tienes  el número podrías llegar al paso 3, ¿ Llamar? eso parece como casi estar desnudos para algunos, en qué momento llamar por  celular se volvió un compromiso mayor o una muestra  del genuino interés  más  allá del obtener alguna ventaja? ¿ acaso para el delivery de Pappa Johns  no hay  línea telefónica?

Como sea, si no te hablan o no te contestan la  excusa da igual, no le interesas, tiempo siempre hay. Ni en muro y ni tras bambalinas como dices tú. Ni x wtp ni face ni x celu. Un amigo me dijo : “Es así los hombres somos simples bestias que nos excusamos con frases de buena crianza, hay otros que simplemente desaparecen. De todas formas que alguien acepte a alguien  no tienen ningún significado más que pueden tener muchos gustos es común, pero eso no da para que crean que esta cuestión es Tinder, oiga! apurando tanto, gente que ni siquiera conversa mucho, dónde no hay punto de convergencia, te dicen hola, 3 cucharadas y a la Papa. No match!!!!

Que falta de delicadeza. Escudarse tras la pantalla  para ser más Cassanova y “osado” cuando sólo dibujan vulgaridad. Como cuando Gooffy  es un ser calmo cuando va de “a pie” por la vida, pero al subirse al cacharro se vuelve una bestia sicopática

El tiempo antiguo o sin smartphone era  diferente, un receso de una semana, una salida  postergada para la  semana siguiente, era sólo una semana, hoy con en celular en la mano en 30 minutos te frikeas, te fuiste  a pique  aunque nadie más lo sepa, aumentas el tiempo al doble o al triple para doblegar y disminuir la voluntad y aumentar el deseo.

Personalmente no hago eso de la Ley la  Doble Valencia del Talión de la Redes Sociales, lex talionis. Me carga, para mi es más estimulante  una  comunicación  fluida, no se mal entienda,  más que llena de espacios abiertos a  la (mala) interpretación  sicológica del receptor que espera.

A veces  pasa eso de La paradoja de las redes sociales o simple  machismo. Alguien muy activo posteador me dijo : "me gustan y encuentro más  atractivas las mujeres que participan poco y, más aún, las que no tienen nada".

Esta  es la era de Marcel Marceau digital,  llena  de emojis, emoticones, likes, de que  alguien comparta tu  publicación  sin que haya  un intercambio  comunicacional real en estas acciones, más  que  el mero hecho de decir concuerdo,  te sigo, cuando más empatizo, cuando menos te dan el like  como un  pestañeo sin digerir nada de lo que dices.

Debe ser axioma eso de comportarse como persona real y no como un  boot TOC,  ¿le dirías diez veces seguidas “hola” a alguien  sin recibir respuesta?  ¿Invitarías 5 veces a salir  a quien siempre te ha dicho que no o cuando menos no te dice nada?

Pero de todas formas, a quién no le ha  pasado, eso de sentirse más cercana a algunos de tus amigos virtuales, aun qué él ni lo sospeche. Será tan descabellado pensar o sentir que conociste a quién sientes que quisieras fuera, aunque sólo fuera fugazmente para ti única y exclusivamente. Coincidir por azar con un X, toparse dentro de esta enorme ciudad, y sentir algo diferente que con el resto. ¿Descabellado? o será que hay veces un pareciera que estamos llenos  de ácido, sensibles a algunos estímulos como los sonidos, películas, fotografías y algunas fugaces conversaciones, o qué se yo. Cuando te sientes una isla  comienzas a ver archipiélagos que no son, Pareidolia facial, geográfica y sentimental de ver cosas  dónde no las hay.

Cuando vi HER de  Spike Jonze pensé que era una exageración, ¿ Será que terminaremos amando al Sistema Operativo  más que el que está  al otro lado?, o peor aún ¿ Será que gustamos del smartphone   al vernos en su pantalla reflejados . Como el lago de Narciso espejandonos ahí.

De todas formas, para todo lo anterior siempre podemos  recurrir al CRTL+ALT+SUPR

 

ctrl_alt_del