17422823

 

Los diseñadores no llevan en sus ropas las letras que designan su marca, les basta con su sello personal. Con su identidad. Cómo cuando reconoces una pintura, un riff o la prosa de un libro. Yohji Yamamoto me gusta, me gusta porque no soporta la tendencia de las personas a ser conservadoras, detesta un poco el Avant Garde o Vanguardia, ahora tan de moda, tanto así que puede ser un término barato y pretencioso.

La impronta de pensar que aún así no dejamos de creer firmemente en el espíritu de vanguardia, ¿Para qué? Para expresar la oposición a los valores tradicionales. No es sólo un sentimiento juvenil; La Rebelión.

Serás capaz de oponerte a algo y encontrar algo de tu propia rebelión después de recorrer el largo camino de la tradición.

Ser consevador con uno mismo es también el desenfreno tras cada fin de semana o tras cada vez después de las 6 p.m., también es conservador nunca conseguir un trabajo, o no quebrar ni crear inflexiones en tu comportamiento.

Me gusta Yohji Yamamoto y sobre todo me gusta por el documental Notebook of Cities and Clothes en el que trabajó junto a Wim Wenders.